Psicoterapia cognitiva conductual

terapia cognitivo-conductual

Cuando las emociones son demasiado intensas o duraderas en comparación con la situación en la que nos encontramos, podemos considerar la posibilidad de tener un problema emocional y, por lo tanto, de necesitar una psicoterapia cognitiva conductual válida. La ansiedad, la depresión, la ira, la culpa, la vergüenza son emociones que experimentamos a diario.

Por ejemplo, si una discusión con alguien nos enferma durante unos días, si pequeños defectos en las cosas que hacemos nos hacen sentir anulados, si realizar actividades diarias, como ir de compras o hablar con colegas, genera ansiedad intolerable, probablemente nos enfrentamos a una angustia psicológica que puede requerir intervención profesional.

Tabla de Contenido

    El desarrollo de la terapia cognitiva conductual

    La psicología, desde el amanecer, ha lidiado con problemas emocionales con resultados que no siempre son emocionantes. Solo en los últimos años podemos afirmar que tenemos una serie de procedimientos rigurosos y científicamente evaluables (¡y evaluados!) Para su tratamiento.

    Un enfoque más efectivo para el manejo de los problemas emocionales coincide con la aparición y difusión, en el mundo de la psicología, de la psicoterapia cognitiva conductual en los años sesenta.

    Teoría subyacente a la psicoterapia cognitiva y conductual

    Este enfoque postula una relación compleja entre emociones, pensamientos y comportamientos, subrayando cuántos de nuestros problemas (incluidos los emocionales) están influenciados por lo que hacemos y lo que pensamos en el presente, aquí y ahora.

    Esto significa que al actuar de manera activa y enérgica en nuestros pensamientos y comportamiento actuales, podemos liberarnos de muchos de los problemas que nos han afectado por algún tiempo. La terapia cognitivo conductual (PCC) asume así el papel del tratamiento psicológico de elección para la gran mayoría de los problemas psicológicos y psiquiátricos, a menudo con una eficacia claramente superior a las drogas .

    Indicaciones de psicoterapia cognitiva conductual

    La terapia cognitivo-conductual y una disciplina de base científica, cuya validez es respaldada por cientos de estudios, principalmente, pero no solo, para el diagnóstico y tratamiento rápido de muchos trastornos psicológicos:

    • Depresión y trastorno bipolar
    • Ansiedad , fobias , ataques de pánico e hipocondría
    • Obsesiones y compulsiones
    • Ansiedad o preocupación generalizada
    • Trastornos de la conducta alimentaria ( anorexia , bulimia , etc.)
    • Estrés , trastornos psicosomáticos y dolores de cabeza
    • Disfunciones sexuales ( eyaculación precoz , anorgasmia , etc.)
    • Abuso y dependencia de sustancias (alcohol, drogas, etc.)
    • Trastornos de la personalidad
    • Insomnio y otros trastornos del sueño
    • Dificultad para establecer y mantener relaciones sociales y comportamiento impulsivo
    • Problemas de pareja
    • Dificultad en la escuela o el trabajo
    • Baja autoestima

    Los componentes de la psicoterapia cognitiva conductual

    Como el término sugiere, combina dos formas de terapia extremadamente efectivas:

    • La terapia conductual : Ayuda a modificar la relación entre situaciones que crean dificultades y las reacciones emocionales y de comportamiento habituales que la persona tiene en tales circunstancias, al aprender nuevas formas de reaccionar. También ayuda a relajar la mente y el cuerpo, para sentirse mejor y poder reflexionar y tomar decisiones más lúcidas.
    • La terapia cognitiva: Ayuda a identificar ciertos pensamientos recurrentes, ciertos patrones fijos de razonamiento e interpretación de la realidad, que son concomitantes con las emociones negativas fuertes y persistentes que se perciben como síntomas y son la causa, corregirlas, enriquecerlas, integrarlas con otros pensamientos. más objetivo o, en cualquier caso, más funcional para el bienestar de la persona.

    Cuando se combinan en la psicoterapia cognitiva conductual , estas dos formas de tratamiento se convierten en una herramienta poderosa para resolver rápidamente problemas psicológicos severos.

    Desarrollos recientes en psicoterapia cognitiva conductual

    En los últimos años, la psicoterapia cognitiva conductual clásica se ha enriquecido con algunos subenfoques específicos, que se han vuelto cada vez más populares gracias a la evidencia científica de la efectividad, como la Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT) , Terapia de Esquema , Terapia de Comportamiento Dialéctico (DBT) , Terapia Metacognitive , compasión Focused Therapy (CFT) , Eye Movement desensibilización y reprocesamiento (EMDR) , Sensomotor psicoterapia y terapias basadas en la Atención (MBCT, MBSR) .

    Características de la psicoterapia cognitiva conductual

    La terapia cognitivo-conductual (PCC) es:

    Práctico y concreto

    El propósito de la terapia se basa en resolver problemas psicológicos concretos. Algunos propósitos típicos incluyen la reducción de los síntomas depresivos, la eliminación de los ataques de pánico y la posible agorafobia concomitante, la reducción o eliminación de rituales compulsivos o hábitos alimenticios poco saludables, la promoción de relaciones con otros, la reducción del aislamiento social. , y así.

    Centrado en el "aquí y ahora"

    El recuerdo del pasado, como la historia de los sueños, puede ser útil en algunos casos para comprender cómo se estructuran los problemas actuales del paciente, pero es muy difícil que puedan ayudar a resolverlos.

    La psicoterapia cognitiva y conductual , por tanto, no utiliza métodos tales como terapéutico, pero se refiere a permitir que todos los pacientes recurso en sí mismo, y sugieren estrategias viables que pueden ser útiles para liberarlo del problema que a menudo ha encarcelado a largo, independientemente de la causa.

    Se centra en el presente y el futuro mucho más que algunas terapias tradicionales y tiene como objetivo lograr cambios positivos, para ayudar al paciente a salir de la trampa en lugar de explicar cómo se metió en ella.

    Término corto

    La psicoterapia cognitivo-conductual es a corto plazo, siempre que sea posible. Sin embargo, el terapeuta generalmente está listo para declarar que su método no es adecuado si no se obtienen al menos resultados positivos parciales, evaluados por el propio paciente, dentro de un número preestablecido de sesiones.

    La duración de la terapia generalmente varía de seis a doce meses, dependiendo del caso, semanalmente la mayor parte del tiempo. Los problemas psicológicos más graves, que requieren un período de tratamiento más prolongado, aún se benefician del uso integrado de la terapia cognitiva , las drogas psicotrópicas y otras formas de tratamiento.

    Propósito orientado

    La psicoterapia conductual y cognitiva está más orientada a un propósito en comparación con muchos otros tipos de tratamiento.

    El terapeuta cognitivo-conductual, de hecho, trabaja junto con el paciente para establecer los objetivos de la terapia, formular un diagnóstico y acordar con el paciente un plan de tratamiento que se adapte a sus necesidades, durante las primeras reuniones. Luego se encarga de verificar periódicamente el progreso para verificar si se han alcanzado los objetivos.

    Habilitar

    Tanto el paciente como el terapeuta juegan un papel activo en la terapia cognitivo-conductual .

    El terapeuta trata de enseñar al paciente lo que se sabe de sus problemas y las posibles soluciones a ellos. El paciente, a su vez, trabaja fuera de la sesión terapéutica para poner en práctica las estrategias aprendidas en la terapia, llevando a cabo las tareas que se le asignan una y otra vez.

    En la terapia conductual y cognitiva, el terapeuta desempeña un papel activo en la solución de los problemas del paciente, interviene a menudo y a veces se vuelve "psicoeducativo". Sin embargo, esto no significa que el paciente asista a una lección en la que se le diga qué debe hacer y cómo debe pensar; por el contrario, él también es estimulado para ser lo más activo posible, un terapeuta de sí mismo, bajo la guía del profesional.

    colaborativo

    El paciente y el terapeuta trabajan juntos para comprender y desarrollar estrategias que pueden dirigir al paciente a resolver sus problemas. La terapia cognitiva conductual es, de hecho, una breve psicoterapia basada en la colaboración entre el paciente y el terapeuta.

    Ambos participan activamente en la identificación de las formas específicas de pensar que pueden ser la causa de los diversos problemas. El paciente puede descubrir que ha pasado por alto posibles soluciones a situaciones problemáticas. El terapeuta ayudará al paciente a comprender cómo modificar los hábitos de pensamiento disfuncionales y las reacciones emocionales y conductuales relacionadas que causan sufrimiento.

    Fundada científicamente

    Se ha demostrado a través de estudios controlados que los métodos cognitivo-conductuales son una terapia efectiva para numerosos problemas clínicos. Se ha demostrado que la psicoterapia cognitiva conductual es al menos tan efectiva como las drogas psicotrópicas en el tratamiento de los trastornos de depresión y ansiedad, pero mucho más útil en la prevención de recaídas.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Usamos cookies porque queremos mejorar la experiencia de cada usuario en nuestra web! Más [+]