Que relación tiene la ansiedad y la depresión

Que relación tiene la ansiedad y la depresión

La ansiedad y depresión son probablemente las formas más antiguas de psicopatología identificadas por el hombre, a veces consideradas bóvedas separadas interconectadas.

El problema es muy interesante porque quedan versiones completamente discordantes entre ellos y cada uno con una buena cantidad de datos para respaldarlo.

Desde la época de la antigua Grecia hasta el siglo XIX, las dos formas se consideraban unitarias, un solo trastorno que comprometía la afectividad.

Freud conceptualizó la ansiedad y la depresión como dos entidades separadas y distintas. Tanto es así que en un segundo momento la ansiedad se separó aún más distinguiendo la ansiedad realista (en situaciones de peligro real) de la ansiedad neurótica (debido a una percepción subjetiva del peligro). Esto creó un distanciamiento adicional de estos síntomas del lado depresivo.

En los años 70 del siglo pasado, Aubrey Lewis ideó un modelo en el que la ansiedad y la depresión , aunque distintas como trastornos en formas extremas, podrían ser parte de un continuo. Consideró la ansiedad como una parte integral de la depresión, particularmente en una forma de trastorno maníaco depresivo en el que observó "depresión agitada" en las formas más severas, mientras que en las formas más leves, la ansiedad neurótica.

Tabla de Contenido

    La ansiedad suele predecir depresión

    Sin embargo, la relación entre las dos formas psicopatológicas está conceptualizada, algunos datos están confirmados. Cuando hay co-presencia de ansiedad y depresión vemos:

    • Edad temprana de inicio
    • Peor operación general
    • Peor calidad de vida
    • Peor o ninguna respuesta a los tratamientos
    • Tendencia a la cronización con peor resultado
    • Mayor probabilidad de injerto de otras imágenes psicopatológicas.
    • Probabilidad de tener un mayor número de recaídas

    El equipo de Anderson (Anderson et al, Clinical Psychology Review 28 (2008) 275-287) señaló que aproximadamente el 66% de los adolescentes diagnosticados con ansiedad desarrollarán un trastorno depresivo en los próximos años . Mientras que solo el 6.5% de los adolescentes que fueron diagnosticados por primera vez con un trastorno depresivo desarrollarán un trastorno de ansiedad.

    En otras palabras, la aparición de trastornos de ansiedad precede a la aparición de trastornos depresivos, pero no al revés.

    Modelos sobre la relación ansiedad-depresión

    Existen varios modelos que evalúan la relación ansiedad-depresión (Levine et al, Depression and ansiedad 14: 94-104, 2001).

    Según algunos, la ansiedad y la depresión son el mismo fenómeno , como si dijera que son diferentes partes del mismo elefante. De acuerdo con esta orientación, una imagen es el reflejo de la otra, uno de los dos componentes induce cambios que resaltan la otra parte.

    Otros modelos consideran que la depresión y la ansiedad son entidades distintas que comparten factores comunes. Estos podrían referirse, por ejemplo, al tipo de estrés, afectividad negativa o cierto tipo de vulnerabilidad que, al interactuar con otros parámetros, determina la aparición de la patología.

    Aún otros modelos consideran que la depresión y la ansiedad son dos entidades distintas y separadas que no comparten absolutamente nada. Entonces, en el mismo tema, observamos accidentalmente dos pinturas que solo comparten temporalidad. Como si dijera que una persona sufre de dolor de muelas y dolor de rodilla el mismo día sin ninguna conexión entre los dos fenómenos.

    Un examen crítico

    Intentemos examinar algunos de los puntos mencionados anteriormente.

    Un factor que en realidad parece combinar ansiedad y depresión es la presencia, en ambas situaciones, de una afectividad negativa. En particular, sentirse irritable e insensible a las actividades que generalmente se consideran agradables.

    En la afectividad negativa encontramos sentimientos como ira , culpa , vergüenza , tristeza , asco , preocupación, desprecio.

    Un tema que conduce a diferenciar los dos marcos distingue dos construcciones: afectividad positiva e hiperactivación (excitación) neurovegetativa. A partir de esta distinción, se observan bajos niveles de afectividad positiva y altos niveles de afectividad negativa en el sujeto deprimido. Por el contrario, los sujetos ansiosos exhibirían altos niveles de excitación y afectividad negativa, pero no necesariamente una reducción en la afectividad positiva.

    En el contexto clínico, la ausencia de afectividad positiva se revela mediante el uso de términos como fatiga, cansancio , desaceleración. El aumento de la excitación se expresa en cambio con referencias a la sensación de tensión somática, falta de aliento, sudoración, mareos o derrapes, sequedad de boca .

    El punto débil de esta construcción es la observación de que en sujetos ansiosos los síntomas neurovegetativos apreciables están presentes principalmente en el trastorno de ataque de pánico, no necesariamente en todas las formas de ansiedad.

    Papel de la genética

    Los datos de estudios genéticos parecen apoyar todas las teorías. La mayoría de los estudios coinciden en que los antecedentes familiares son el factor más relacionado con la presencia conjunta de ansiedad y depresión .

    En otros estudios, los familiares de individuos que tenían ansiedad y depresión tenían más probabilidades de sufrir depresión unipolar, alcoholismo pero no trastornos del espectro ansioso.

    Los sujetos con depresión y trastorno de ansiedad generalizada (TAG) tenían el doble de parientes que padecían depresión que los que padecían depresión sola o solo TAG.

    Algunos estudios han revelado elementos genéticos que unen los dos trastornos: los hijos de personas con depresión o ansiedad tenían más probabilidades de desarrollar un trastorno depresivo y ansioso.

    Neurobiología de la ansiedad y la depresión

    Se han encontrado alteraciones en el sistema nervioso central que comparten ansiedad y depresión , en particular en los circuitos serotoninérgicos, dopaminérgicos, noradrenérgicos y gabaérgicos.

    La activación prolongada de los centros que generan la excitación con el tiempo podría conducir al agotamiento de neurotransmisores que causarían trastornos depresivos.

    Parece que las anomalías relacionadas con el estradiol son comunes a los dos trastornos, así como las modificaciones de la hormona liberadora de corticotropina (GRH). Sin embargo, la última cifra, que parece compartir las dos dolencias, contrasta con otros resultados. El aumento de la producción de CRH se detecta de hecho en ambos trastornos. Sin embargo, aunque los sujetos deprimidos muestran una anomalía de los parámetros del eje hipotalámico-pituitario al inicio del estudio, esto no se observa en pacientes con TAG.

    Terapias farmacológicas y psicológicas

    Hace tiempo que sabemos que el tratamiento farmacológico con antidepresivos mejora los trastornos depresivos y de ansiedad. De hecho, muchas de estas moléculas muestran la indicación de ambas dolencias en la hoja de datos técnicos.

    Esto confirmaría la hipótesis de un factor biológico que une los dos trastornos. Pero en la experiencia clínica sabemos que este no es el caso: hay situaciones en las que el tratamiento de la depresión con antidepresivos conduce a la aparición de síntomas ansiosos o la exacerbación de estos.

    Las terapias ansiolíticas, por otro lado, no mejoran los síntomas depresivos y a menudo las empeoran, acentuando la fatiga, las dificultades cognitivas o el afecto embotado.

    La psicoterapia conductual cognitiva ha demostrado una gran herramienta terapéutica, ya sea sola o como soporte para el tratamiento farmacológico. Por otro lado, estos pacientes son difíciles de tratar farmacológicamente debido a la hipervigilancia y la hipersensibilidad a efectos secundarios mínimos.

    La psicoterapia cognitiva y conductual es capaz de tener como objetivos terapéuticos síntomas depresivos ansiosos, por ejemplo, mediante intervenciones de motivación, reevaluación de distorsiones cognitivas, intervenciones en esquemas cognitivos, mejoras en la autorregulación y entrenamiento en habilidades sociales.

    Conclusiones

    Creo que no habrá aclaraciones convincentes sobre la relación ansiedad-depresión por muchas razones. El principal, en mi opinión, es que términos como ansiedad y depresión no significan absolutamente nada; Personalmente considero estos términos como un médico considera la palabra "fiebre".

    Hay muchas formas de ansiedad y la misma cantidad de depresión : Si luego imaginamos combinar los muchos componentes, surgiría una cantidad tan grande de combinaciones que cualquier evaluación sensata sería imposible.

    A esto debemos agregar muchos otros componentes que caracterizan la complejidad del hombre: factores temperamentales, el nivel intelectual, la historia del desarrollo y la historia de la vida, factores ambientales y mucho más.

    Esto no significa que siempre sea muy útil hacer una pausa para reflexionar sobre el estado del arte de la investigación, manteniendo activa nuestra elasticidad mental, un excelente antídoto contra el dogmatismo que a veces se presenta incluso entre los profesionales.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Usamos cookies porque queremos mejorar la experiencia de cada usuario en nuestra web! Más [+]