Trastornos de ansiedad: síntomas, causas y tratamiento

trastorno de ansiesdad
Tabla de Contenido

    Que es la ansiedad

    La ansiedad es un término muy utilizado para indicar un conjunto de reacciones cognitivas, conductuales y fisiológicas que se producen tras la percepción de un estímulo considerado amenazante y hacia el que no nos consideramos suficientemente capaces de reaccionar.

    Sin embargo, la ansiedad en sí misma no es un fenómeno anormal. Es una emoción básica, que implica un estado de activación del organismo cuando una situación se percibe subjetivamente como peligrosa.

    Síntomas de ansiedad

    Síntomas cognitivos de ansiedad.

    Desde un punto de vista cognitivo, los síntomas típicos de la ansiedad son:

    • la sensación de vacío mental
    • una creciente sensación de alarma y peligro
    • la inducción de imágenes, recuerdos y pensamientos negativos
    • la implementación de conductas de protección cognitiva
    • la marcada sensación de ser observado y de ser el centro de atención de otras personas.

    Síntomas conductuales de ansiedad

    En la especie humana, la ansiedad se traduce en una tendencia inmediata a explorar el entorno, en la búsqueda de explicaciones, consuelo y vías de escape. La principal estrategia instintiva para manejar la ansiedad es también evitar la situación temida (estrategia “más vale prevenir que curar” - “mejor prevenir que curar”).

    También son frecuentes las conductas protectoras (estar acompañado, tomar ansiolíticos según sea necesario, etc.), conductas asertivas y sumisas.

    Síntomas físicos de ansiedad.

    La ansiedad también suele ir acompañada de eventos físicos y fisiológicos como:

    • voltaje
    • temblor
    • sudor
    • palpitación
    • aumento de la frecuencia cardíaca
    • mareo
    • náusea
    • hormigueo en las extremidades y alrededor de la boca
    • desrealización y despersonalización.

    A continuación describiremos mejor algunos síntomas físicos de ansiedad , cómo se manifiestan y cuáles son las posibles consecuencias:

    Palpitaciones

    Es necesario, en la medida de lo posible, distinguir diferentes condiciones atribuibles a las palpitaciones: palpitaciones cardíacas, taquicardia y arritmia.

    Este último, por ejemplo, a menudo ocurre con latidos cardíacos irregulares incluso en personas sanas durante sus actividades diarias y es más probable que aparezca cuando la persona está ansiosa.

    Puede ser inducida por una serie de agentes como la nicotina, la cafeína, el alcohol y el desequilibrio electrolítico.

    A menudo, la interpretación que se da a este síntoma físico durante un estado de ansiedad está relacionada con la idea de sufrir un infarto. Esto incluso si en la base hay una mayor excitabilidad electrofisiológica del músculo cardíaco que no tiene consecuencias negativas desde el punto de vista médico.

    Dolor en el pecho

    Es un síntoma físico que puede ocurrir durante períodos de alta ansiedad en ausencia de un trastorno cardíaco.

    Por lo tanto, puede provenir de diferentes fuentes, como la respiración torácica y las alteraciones gastrointestinales (por ejemplo, reflujo esofágico o espasmos esofágicos). Cuando la persona interpreta catastróficamente las causas benignas del dolor, es posible que el estado de ansiedad aumente, provocando también pánico .

    Pero en realidad sabemos que cuando surge un estado de ansiedad muy alto, el cuerpo secreta adrenalina, lo que hace que aumente la frecuencia cardíaca y el cuerpo funcione más rápido. Es una forma evolutiva de preparar mejor a la persona para manejar situaciones peligrosas.

    Si la adrenalina dañó el corazón, ¿cómo pudo el hombre sobrevivir hasta el día de hoy? Por tanto, la aceleración de los latidos del corazón debido a la ansiedad no provoca infartos; debe haber algo patológico para que esto suceda.

    Sensación de falta de aire.

    Respirar es una acción que funciona independientemente de lo que piense o haga una persona, es controlada automáticamente por el cerebro. De hecho, los controles cerebrales funcionan incluso cuando intentas dejar de respirar.

    La sensación de falta de aire es muy común en los trastornos de ansiedad y es el resultado de la respiración torácica (pectoral) prolongada y repetida.

    De hecho, una respuesta física al estrés es el dominio relativo de la respiración torácica sobre la abdominal, que sin embargo conduce a la fatiga de los músculos intercostales, que se tensan y tienen espasmos que provocan molestias y dolores pectorales al inducir la falta de sensación de respiración.

    Si uno no comprende que estas sensaciones son inducidas por la respiración del pecho, entonces parecerán repentinas, aterradoras, lo que llevará a la persona a alarmarse aún más.

    Náuseas o malestar abdominal

    El estómago se contrae y se relaja de forma regular y constante.

    Cuando se altera este ritmo, se producen náuseas. Varios factores pueden conducir a esta sensación física como la ingestión de determinados alimentos, trastornos vestibulares, hipotensión postural o incluso estímulos previamente neutros.

    La función de la nutrición y la digestión son las primeras en detenerse durante un estado de alerta, pero si la persona malinterpreta las náuseas como un signo de vómitos inminentes, es más probable que la ansiedad aumente y provoque pánico.

    Pero afortunadamente, las náuseas que provocan vómitos rara vez ocurren, es más probable que las personas sobreestimen esta eventualidad.

    Temblores y sudoración

    Los primeros son movimientos involuntarios, oscilatorios y rítmicos de una o más partes del cuerpo, provocados por la contracción alterna de movimientos musculares opuestos.

    La sudoración, por otro lado, ayuda a controlar la temperatura de su cuerpo, que aumenta cuando ha estado ansioso.

    De hecho, el estrés estimula el sistema nervioso simpático con niveles elevados de adrenalina y noradrenalina que estimulan un aumento del metabolismo, aumentando así la producción de calor y la consecuente sudoración útil para bajar la temperatura corporal.

    Nuevamente, cuanta más atención y catastrofización de estos síntomas físicos es más probable que aumenten en intensidad.

    Mareo

    El mareo es producto de la ilusión de movimiento de uno mismo o del entorno.

    Consisten en sensaciones de confusión o dar vueltas, mareos o aturdimiento.

    Cuando la información del sistema del equilibrio (sistemas visual, somatosensorial y vestibular) choca, se produce el vértigo.

    Los problemas de equilibrio y los síntomas físicos asociados (inestabilidad, ansiedad, sudor frío, palpitaciones) también pueden ocurrir como resultado de ansiedad, hiperventilación y reacciones de estrés comunes como apretar la mandíbula y los dientes.

    Evidentemente, la intensidad del vértigo puede aumentar si se presta más atención a estas sensaciones.

    Desrealización o despersonalización

    La despersonalización (sensación de irrealidad) o la despersonalización (sentirse desapegado de uno mismo), son experiencias que pueden ser inducidas por la fatiga, la falta de sueño, la meditación , la relajación o el uso de sustancias, alcohol y benzodiazepinas .

    También hay otras causas más sutiles relacionadas con períodos cortos de privación sensorial o entrada sensorial reducida, como mirar fijamente un punto en una pared durante 3 minutos.

    Lo curioso es que, incluso aquí, el círculo vicioso se establece a partir de la interpretación que se le da a estos síntomas físicos. Cuando experimentas despersonalización o desrealización (una experiencia que ha experimentado un tercio de la población) cuanto más se asusta una persona, más respira, más se carga de oxígeno (eliminando dióxido de carbono), más aumenta la sensación de despersonalización o desrealización.

    Miedo al miedo

    Los síntomas físicos de la ansiedad suelen atemorizar generando círculos viciosos, o el llamado "miedo al miedo". Sin embargo, dependen de que, asumiendo que se encuentra en una situación de peligro real, el organismo ansioso necesita la máxima energía muscular disponible, para escapar o atacar de la manera más eficaz posible, evitando el peligro y garantizando la supervivencia.

    La ansiedad , entonces, no es solo un límite o un trastorno, sino que es un recurso importante. De hecho, es una condición fisiológica que es efectiva en muchos momentos de la vida para protegernos de los riesgos, mantener un estado de alerta y mejorar el rendimiento (por ejemplo, bajo examen).

    Sin embargo, cuando la activación del sistema de ansiedad es excesiva, injustificada o desproporcionada con las situaciones, nos encontramos ante un trastorno de ansiedad , que puede complicar mucho la vida de una persona y hacerla incapaz de afrontar incluso las situaciones más habituales.

    Desórdenes de ansiedad

    Los trastornos de ansiedad conocidos y claramente diagnosticables son los siguientes (haga clic para obtener más detalles):

    • Fobia específica (avión, espacios cerrados, arañas, perros, gatos, insectos, etc.)
    • Trastorno de pánico y agorafobia (miedo a estar en situaciones de las que no hay escape rápido)
    • Trastorno obsesivo compulsivo
    • Fobia social
    • Trastorno de estrés postraumático
    • Trastorno de ansiedad generalizada

    Estos trastornos se encuentran entre los más frecuentes en la población, generan una gran invalidación y muchas veces no responden bien a los tratamientos farmacológicos. Por tanto, es necesario intervenir eficazmente sobre ellos con intervenciones psicoterapéuticas breves y focalizadas de orientación cognitivo-conductual , que han demostrado una alta eficacia en cientos de estudios científicos.

    Al hacer clic en los trastornos individuales, es posible profundizar en sus conocimientos y aprender sobre los métodos de tratamiento científicamente válidos.

    Cura y remedios para la ansiedad

    Cuando la ansiedad se vuelve extrema e incontrolable, dando lugar a uno de los trastornos de ansiedad antes mencionados , se necesita una intervención profesional que pueda ayudar a la persona a controlar los síntomas molestos e incapacitantes.

    Psicoterapia para la ansiedad

    La psicoterapia para los trastornos de ansiedad es sin duda el principal tratamiento y del que es difícil ignorar. En particular, la terapia cognitivo-conductual ha mostrado índices de eficacia muy elevados y se ha consolidado en la comunidad científica como la estrategia de primera elección en el tratamiento de la ansiedad y sus trastornos.

    La intervención suele durar unos meses, con sesiones semanales, y es muy raro que sea prestada por los servicios públicos.

    Por tanto, es necesario acudir a un centro privado serio de psicoterapia cognitivo-conductual , que garantice una alta calidad y seriedad de los profesionales.

    Terapia farmacológica de la ansiedad

    Los medicamentos ansiolíticos, especialmente las benzodiazepinas "famosas" , se utilizan ampliamente, pero sólo son útiles si se utilizan ocasionalmente y durante períodos muy breves. De lo contrario, presentan importantes problemas de adicción y abstinencia que empeoran la situación en lugar de mejorarla.

    Incluso los fármacos antidepresivos de última generación se prescriben fácilmente con función ansiolítica en el tratamiento de los trastornos de ansiedad. Tienen una cierta eficacia, que sin embargo se suele perder cuando se suspende la terapia, además de presentar con mucha frecuencia efectos secundarios (somnolencia, disfunción sexual, problemas gastrointestinales, aumento de peso, etc.).

    Remedios de otra naturaleza

    La ansiedad, especialmente cuando no alcanza los niveles extremos típicos de un trastorno de ansiedad real , se puede controlar con técnicas de relajación, estrategias de meditación de atención plena y remedios naturales, como la valeriana u otros productos herbales calmantes. Estos remedios para la ansiedad pueden ser de ayuda y coadyuvantes a un tratamiento psicoterapéutico, pero no son concluyentes.

    Otros problemas relacionados con la ansiedad

    También existen otros tipos de problemas de ansiedad , que no forman parte de los trastornos de ansiedad en sentido estricto. Por ejemplo, miedo a volar , miedo a conducir , trastorno de ansiedad por separación , que a menudo se asocia con ataques de pánico y / o agorafobia.  O ansiedad de desempeño , muy presente en los trastornos sexuales , pero también en la fobia social y en algunos trastornos de la personalidad .

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Usamos cookies porque queremos mejorar la experiencia de cada usuario en nuestra web! Más [+]