Dilación: el mal hábito de postponer siempre

La¬†procrastinaci√≥n es ese peque√Īo intervalo entre el momento en que creemos que enfrentamos una tarea determinada y una en la que, despu√©s de algunas dudas, decidimos rendirnos y postponernos para otro momento.

postponer siempre

Para aquellos que no¬†posponen¬† (postergan)¬†una llamada telef√≥nica, se detienen en preparaciones innecesarias, deciden ordenar la oficina cuando deber√≠an trabajar, est√©n convencidos de que todav√≠a hay tiempo para prepararse para ese trabajo aburrido, piensen que es mejor comenzar trabajar en un determinado proyecto "ma√Īana" o apurarse para cumplir con una fecha l√≠mite o prepararse para un examen, ¬Ņcu√°ndo podr√≠amos habernos organizado mejor y evitado el p√°nico a √ļltimo momento?

El aplazamiento es fácil y permite sentirse cómodo en una dimensión suspendida, donde no hay compromisos ni solicitudes. Ralentiza nuestra marcha y es un comportamiento seductor porque brinda una agradable sensación de bienestar, alivia temporalmente el estrés; Ahorre dinero al tratar con solicitudes, personas desagradables o malas noticias.

Pero si en esta procrastinación alguien logra permanecer relativamente pacífico, la mayoría de los que a menudo usan la procrastinación como estrategia no pueden relajarse y descansar en paz.

El cerebro contin√ļa recordando que hay algo que hacer.¬†Es una sensaci√≥n molesta, que evita que uno disfrute de esa paz y serenidad que el simple hecho de¬†posponer algo desagradable¬†deber√≠a proporcionar.

De hecho, el objetivo de la procrastinación debería ser aliviar, al menos temporalmente, la preocupación derivada de una determinada tarea. Pero desafortunadamente, muchos que tienen una marcada tendencia a postergar, por mucho que logren posponer ciertos compromisos, no pueden dejar de pensar en ello.

En estos casos, la opción de posponer a menudo se convierte en una fuente de estrés y preocupación, causando sentimientos de culpa y arriesgando tener la ventaja sobre la capacidad de actuar.

Por lo general, no hay falta de conciencia de que la √ļnica forma de poner fin a los¬†inconvenientes derivados de la procrastinaci√≥n¬†es enfrentar los propios compromisos y, sin embargo, por muy l√≥gico que parezca, rara vez es √ļtil para cambiar la situaci√≥n.

Por lo tanto, la sensación placentera en la mayoría de los casos es de corta duración y esconde experiencias que también pueden ser muy negativas, de insatisfacción y culpa.

Muchas personas nunca parecerían ser dilatorias, porque cada vez que se encuentran descuidando, posponiendo o esperando hasta el final antes de cumplir un compromiso, no permanecen en sus manos, sino que se dedican a innumerables otros compromisos, en una vida a menudo Muy lleno y ocupado.

¡Otra consideración importante es que detener el aplazamiento es difícil porque vivimos en un mundo donde a menudo es posible hacerlo!

Por lo general, no tiene consecuencias graves.¬†De una forma u otra, tal vez en el √ļltimo momento y con resultados por debajo de la capacidad de uno o pagando una peque√Īa multa, uno casi siempre puede cumplir con sus deberes.

Además, la dilación , si se practica con continuidad, se convierte en un hábito real o en un automatismo al que también se recurre inconscientemente.

Entonces, ¬Ņpor qu√© la¬†decisi√≥n de postergar¬†trae incomodidad y culpa?¬†¬ŅPor qu√© no podemos vivir juntos en paz?¬†¬ŅY por qu√© a pesar de todas las buenas intenciones con las que a menudo comenzamos el d√≠a, tendemos a retroceder?

Seguramente en muchos casos se trata de un automatismo real, que proporciona un efecto de alivio, aunque solo sea temporal. Y es completamente instintivo para nosotros tratar de alejar algo desagradable o sortear un obstáculo.

Muchos tienden a asociar la dilación con una especie de "rasgo de personalidad", imputando a la persona la etiqueta de "perezoso", alimentando así un círculo vicioso de pensamientos y emociones que solo conducen a reforzar este comportamiento.

En cambio, detrás de la procrastinación puede haber algo mucho más complejo. De hecho, muy a menudo las personas que posponen estarían felices de cumplir con sus deberes, pero no tienen éxito.

¬ŅQu√© tipo de procrastinador eres?

Puede haber muchas razones para esta¬†tendencia de postergaci√≥n¬†y comprender las causas del comportamiento de uno puede ser un primer paso √ļtil hacia el cambio.

En general, podemos decir que la procrastinación puede ser una forma de manejar la angustia emocional y las diferentes razones detrás de esta tendencia pueden ayudar a identificar diferentes tipos de procrastinadores.

La persona que enfrenta el estrés y la sensación de incomodidad inducida por ciertas tareas puede definirse como perteneciente al "Tipo Evitante", posponiéndolas el mayor tiempo posible.

En este caso, la base de la tendencia a postergar es el miedo, es una de las situaciones más comunes, y la postergación se convierte en una forma de manejarlo. Miedo a causar una mala impresión, a fracasar, a la incertidumbre, a haber decepcionado a alguien, a sentirse avergonzado ... Puede manifestarse como ansiedad, estrés, desánimo, malestar, nerviosismo ; y con el paso del tiempo incluso con síntomas físicos, dolores de cabeza, tensión muscular, dolor de estómago, etc.

  • El "Tipo desorganizado", por otro lado, tiende a sobrestimar el tiempo disponible y enfrenta m√ļltiples compromisos, tiene dificultades para establecer prioridades y tener una gesti√≥n realista del tiempo.
  • El "Tipo inseguro" tiene poca fe en sus habilidades.¬†Se demora mucho antes de actuar por¬†miedo a cometer errores o fallar¬†o no poder cumplir con sus compromisos.¬†Teme que la tarea sea demasiado dif√≠cil o puede tener la creencia (equivocada) de que necesita estar bajo presi√≥n para trabajar mejor.
  • El "Tipo pasivo - agresivo" utiliza la¬†dilaci√≥n como una estrategia relacional¬†, es decir, como una forma indirecta de demostrar algo a los dem√°s, por ejemplo.¬†cuando no puede soportar que le digan qu√© hacer y de esta manera le hace comprender o castigar a quienes hicieron la solicitud.
  • Perteneciente a la categor√≠a "Escriba todo o nada", podemos definir a esa persona que tiene una tendencia a asumir m√°s compromisos de los que realmente logra manejar.
  • A veces, estos son trabajadores compulsivos que se ven aplastados por el peso de los compromisos asumidos, para correr el riesgo en alg√ļn momento de abandonar todo.
  • El "tipo hedonista", por otro lado, tiende a dedicar la mayor parte de su tiempo a buscar placer;¬†en general, los que est√°n en esta categor√≠a creen que son "flojos" o poco motivados.¬†Lo que no le gusta hacer se pospone: ¬°para estas personas siempre hay algo m√°s interesante o divertido que hacer!

Obviamente para algunas personas hay m√ļltiples factores que contribuyen al¬†comportamiento problem√°tico de la procrastinaci√≥n¬†.

Conociendo las razones detr√°s de nuestro comportamiento, dijimos que puede ser muy √ļtil, pero tambi√©n debemos decir que en la mayor√≠a de los casos no se traduce autom√°ticamente en la capacidad de modificarlo.

Para algunas personas, el proceso de cambio, que planea dejar de posponer todo, es de hecho largo y agotador, pero, basado en el supuesto de que es un comportamiento que tiene sus propias razones para existir (y no un rasgo de personalidad), como tal, puede modificarse mediante ejercicios, ejemplos e indicaciones adecuados.

La¬†terapia cognitiva conductual¬†es una perspectiva terap√©utica √ļtil para la¬†dilaci√≥n¬†.¬†Es un enfoque comprobado en el tratamiento de innumerables trastornos como la ansiedad, el estr√©s, la depresi√≥n y utiliza m√©todos y estrategias terap√©uticas aplicables y comprensibles para las personas.

La suposici√≥n b√°sica de la terapia cognitivo-conductual es que las emociones condicionan nuestra visi√≥n del mundo, las expectativas para el futuro y la idea que tenemos de nosotros mismos;¬†El miedo conduce a acciones dirigidas a evitar y posponer y pensamientos negativos sobre uno mismo que traen a√ļn m√°s ansiedad y miedo.

Este círculo vicioso solo se puede romper con estrategias cognitivas, emocionales y de comportamiento apropiadas, para hacer que no solo la forma de actuar sea más funcional, sino también de pensar y sentir.

Por lo tanto, la terapia puede ayudar a la persona a reconocer círculos viciosos y romperlos; aprenda estrategias de regulación emocional que le permitan tener una vida satisfactoria y lograr sus objetivos a largo plazo. Cada tipo de procrastinator deberá trabajar específicamente en sus problemas y vulnerabilidades.

El tipo evitativo necesitará explorar y enfocarse más en el miedo y los pensamientos negativos sobre sí mismo; el tipo desorganizado tendrá que aprender a tener una visión más realista del tiempo y mejores estrategias organizacionales; el tipo pasivo-agresivo recibirá un beneficio importante del entrenamiento asertivo , donde puede aprender métodos de comunicación más directos y efectivos que lo lleven a afirmarse a sí mismo y a sus preferencias de manera efectiva y con la posibilidad de construir y mantener relaciones sociales de buena calidad etc.

Por dónde empezar a lidiar con la dilación

¬ŅPero por d√≥nde empezar?¬†Algunas consideraciones generales pueden ser √ļtiles para dar los primeros pasos hacia el cambio.

¡La conciencia es poder! Dejar de reflexionar sobre las razones de la tendencia a posponer las cosas trae consigo una mayor conciencia y una mayor posibilidad de abordar el problema de manera efectiva. La dilación siempre es una elección y, como tal, depende solo de la persona misma.

Para poder controlarlo, uno debe aprender a reconocer el desencadenante del impulso de postergar , por lo tanto, comprender lo que induce tal comportamiento y no dejarse seducir por sus beneficios, tomando conciencia de que solo son temporales y perjudiciales a largo plazo.

Busque la motivación correcta: puede ser importante preguntarse explícitamente cuáles son las tres buenas razones para dejar de postergarlas y escribirlas.

No caigas en la espiral de culpa y crítica de ti mismo: aquellos que tienen dificultades para manejar el impulso de la procrastinación tienden a estar profundamente insatisfechos consigo mismos y, en algunos casos, se autodefinen a sí mismos como flojos o fracasados, lo que aumenta el sentido de culpa. Desafortunadamente, esta gravedad solo contribuye a aumentar la baja autoestima y la desconfianza para poder cambiar las cosas.

Comprender pero no justificar el comportamiento de uno y no ceder ante creencias disfuncionales como "Tengo que estar de buen humor" o "no es el momento adecuado" porque podemos decidir si actuar o no, independientemente del estado de √°nimo o el momento.

Estos son solo los primeros pasos, para tener cambios de mayor alcance y duración tal vez tomará más tiempo: aprender a comportarse de una manera diferente requiere tiempo, gradualidad y compromiso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Usamos cookies porque queremos mejorar la experiencia de cada usuario en nuestra web! M√°s [+]